Buscador

Cargando...

martes, 8 de febrero de 2011

Velocimetro

Un velocímetro es un instrumento que mide el valor de la rapidez media de un vehículo.


Los velocímetros tradicionales están controlados por un cable  recubierto que es tensionado por un conjunto de pequeñas ruedas dentadas en el sistema de transimision. Sin embargo, los primeros vochos y las motocicletas emplean un cable torsionado por una rueda del frontal.
La forma más común de un velocímetro depende de la interacción de un pequeño imán fijado al cable con una pequeña pieza de aluminio con forma de dedal fijada al eje del indicador. A media que el imán rota cerca del dedal, los cambios en el campo magnético inducen corriente en el dedal, que produce a su vez un nuevo campo magnético. El efecto es que el imán arrastra al dedal—así como al indicador—en la dirección de su rotación sin conexión mecánica entre ellos.
El eje del puntero es impulsado hacia el cero por un pequeño muelle. El par de torsion en el dedal se incrementa con la velocidad de la rotación del imán (que está controlada por la transmisión del vehículo). Así que un incremento de la velocidad del coche hace que el dedal rote y que el indicador gire en el sentido contrario al muelle. Cuando el par de torsión producido por las corrientes inducidas iguala al del muelle del indicador éste se detiene apuntando en la dirección adecuada, que corresponde a una cifra en la rueda indicadora.
El muelle se calibra de forma que una determinada velocidad de revolución del cable corresponde a una velocidad especifica en el velocímetro. Este calibrado debe de realizarse teniendo en cuenta muchos factores, incluyendo las proporciones de las ruedas dentadas que controlan al cable flexible, la tasa del diferencial y el diámetro de los neumaticos. El mecanismo del velocímetro a menudo viene acompañado de un odometro y de un pequeño interruptor que envía pulsos a la computadora del vehículo.
Otra forma de velocímetro se basa en la interacción entre un reloj de precisión y un pulsador mecánico controlado por la transmisión del vehículo. El mecanismo del reloj impulsa al indicador hacia cero, mientras que el pulsador controlado por el vehículo lo empuja hacia la indicación máxima. La posición del indicador refleja la relación entre las salidas de los dos mecanismos.